Infecciones urinarias

No cometer errores en el tratamiento de las infecciones urinarias siempre le podrá ayudar en una más rápida recuperación. Por esto mismo los consejos de su médico siempre deben de ser complementados con el sentido común.

¿Qué son las infecciones urinarias?
No hay que darle muchas vueltas, una infección que afecte a cualquier parte de las vías urinarias, desde los riñones hasta la uretra puede ser calificada como infección urinaria.
Ahora bien, aunque todas ellas puedan englobarse dentro del mismo epígrafe poco tiene que ver una cistitis con una pielonefritis por esto mismo ni los síntomas serán los mismos en estas enfermedades ni los remedios que se deban de poner en marcha para ayudar a la curación definitiva tampoco serán los mismos.

¿Cuáles son los órganos que integran las vías urinarias?
Los riñones, que ejercen una función vital eliminando desechos y agua a través de la orina.
Los uréteres, que conducen la orina hasta la vegija.
La vegija urinaria, que almacena la orina en espera de ser evacuada.
La uretra, que nos permite eliminar la orina.

¿Cuáles son las manifestaciones de las infecciones urinarias?
Si no sabemos reconocer cuáles son las manifestaciones de una infección urinaria difícilmente le podremos poner remedio a tiempo. También hay que reconocer que en algunos casos esa infección es secundaria a problemas con cálculos renales y estos se desarrollan a lo largo del tiempo sin ninguna señal detectable.
Sin embargo en muchos casos vamos a poder saber de manera casi inmediata que estamos padeciendo una infección urinaria cuando:

– La orina desprende un olor, al poco tiempo, semejante al que hay en los urinarios públicos pues las bacterias presentes la descomponen con rapidez.

– Un síntoma más evidente de que la infección urinaria tiene cierta entidad es el ardor o escozor que se siente al orinar. En estos casos sentimos la necesidad de orinar de manera más frecuente aunque la cantidad de orina eliminada sea mínima.

– Si la orina aparece turbia o blanquecina seguramente será debido a los glóbulos blancos que están presentes combatiendo la infección.

– La presencia de sangre puede ser también síntoma de una infección (más frecuente en el caso de cálculos renales y de infecciones asociadas a las heridas que producen en su evacuación).

– La fiebre es otro de los síntomas de las infecciones urinarias.

Tratamientos de las infecciones urinarias
Por lo general las recomendaciones que se le pueden dar a una persona que padezca una infección urinaria son:
– Beba abundantes líquidos, preferentemente dos o tres litros de agua al día.

– Su médico le recetará algún antibiótico para combatir la infección. Es necesario que complete el tratamiento durante los días que el médico le indica.

– El arándano rojo americano ha demostrado una gran eficacia en el tratamiento de las infecciones, en especial para tratamientos a largo plazo en el caso de infecciones de repetición.

Consejos útiles para quienes padecen infecciones urinarias
No vamos a entrar aquí en el origen o causas de esas infecciones, tan sólo vamos a dar recomendaciones que le pueden ser de utilidad a quienes padecen en estos momentos una infección o cada año suelen padecerlas cada pocos meses.

– Beber agua a lo largo del día es muy aconsejable, en especial cuando se suda mucho, por esto mismo en verano debería de tener siempre alguna botella de agua para recuperar líquidos y eliminar por la orina. Dos o tres litros de agua al día, sobre todo si hace mucha calor es necesario para quien padece alguna infección urinaria.

– Si mantiene relaciones sexuales debería de orinar poco tiempo después para eliminar bacterias que se hayan quedado alojadas en la uretra.

– Utilice ropa interior de algodón que evitará que se acumule la humedad en las partes más íntimas.

– Los arándanos rojos americanos en forma de extracto o de zumo los debería de tomar por lo menos durante un mes en dos o tres ocasiones al año.

– A diario también puede tomar infusiones de plantas que le ayudarán a conservar la salud de sus vías urinarias. Plantas como la gayuba, el equiseto, el diente de león, las “barbas” del maiz, el solidago, etc.

– Puede probar también a tomar durante una semana savia de abedul.

– Todos los alimentos que irriten sus riñones le van a perjudicar si padece infecciones. Elimine o reduzca el consumo de comidas picantes, rebaje el consumo de sal y de vinagre. Procure en los periodos de crisis no sobrecargar sus riñones, realice por lo tanto comidas más frecuentes pero más ligeras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies